post title
  • Mar 18, 2015

La Crítica

La critica ¿constructiva?

Cuántas veces hemos escuchado en reuniones de amigos , familiares , personas allegadas, decir: “lo que te digo, es una crítica constructiva, lo digo por tu bien” Pero en muchas ocasiones, estas críticas más que constructivas se podría decir que destruyen cualquier posibilidad de cambio en el otro.

Que significa critica? La definición de la real academia española dice que crítica es el juicio que se hace de las cosas o de alguien, fundamentándose en unos principios.

Si tenemos en cuenta que todos estamos expuestos a ser criticados por cualquier persona que está a nuestro alrededor ya sea por una actitud nuestra o por cualquier actividad que realizamos, entendemos también que esa crítica se realiza bajo unos principios y unos criterios determinados.

Pero realmente es así? Cuando recibimos una crítica analizamos los principios y criterios que tiene la persona que nos lo dice? O simplemente somos escucha de la corrección y nos castigamos por aquello que hemos hecho mal?

Porque de forma natural el hombre busca comunicar sus pensamientos, influir en los demás y promover el cambio en el otro. Lo que sucede es que muchas veces se corre el riesgo de manifestarlos bajo un punto de vista particular y personal, sin tener en cuenta las necesidades de la otra persona.

Y cualquier comentario fuera de lugar o falto de delicadeza, no solo ofende sino que destruye además la buena comunicación, la imagen y opinión que se tiene de la otra persona.

Y aquí realmente reside el secreto entre una crítica constructiva y una destructiva. La diferencia está en el fin de la misma. Mientras la crítica constructiva se preocupa por ayudar la destructiva hace todo lo contrario.

Pero hay que tener en cuenta una cosa. La otra persona tiene todo el derecho de emitir una opinión de la índole que sea. Constructiva o destructiva (sin darse cuenta en el mejor de los casos).

Lo importante es que uno tiene la absoluta libertad discernir lo que nos dicen, quien nos lo dice, y si utiliza el mismo el mismo rigor y criterio para consigo mismo. Porque la base para ayudar a los demás, es la mejora en uno mismo.

Y muchas veces a pesar de no tener nada positivo que decir, en lugar de callar que sería lo más sabio, se cae en el error de emitir un juicio de valor sin la información adecuada realizando interpretaciones y suposiciones superfluas.

Ahora bien, muchas veces nos encontramos con criticas realmente muy constructivas pero que inesperadamente se vuelven destructivas dependiendo de una serie de factores a tener en cuenta, como por ejemplo:

Con Aprecio: La persona tiene que percibir que se la corrige por su bien con el afecto necesario y no por satisfacción personal por el solo hecho de corregir.

Con Respeto: se debe realizar la critica sin que el orgullo de la otra persona se sienta dañado y medir las palabras para que sean las adecuadas.

En el momento adecuado: en muchas ocasiones la opinión debe retrasarse hasta considerar que la otra persona ha madurado lo suficiente para poder recibirla.

En el tono adecuado: Si una crítica constructiva se realiza con un tono prepotente, el efecto será muy por el contrario del deseado. “Lo importante no es vencer sino convencer”.

Con un planteamiento adecuado en función de lo que se dice y como se dice porque se puede trasmitir la idea equivocada.

Por último cualquier crítica se debe realizar con mucha responsabilidad y respaldada de una gran reflexión interna. Es muy importante informarse con profundidad para poder hablar de hechos concretos y generar el efecto deseado. Procurando básicamente la mejora individual, ya que de esta manera actuaremos con justicia, fomentando la comunicación, con una actitud de servicio e interés en el prójimo.