post title
  • Mar 18, 2015

Infidelidad

Como primer punto es importante tener una idea clara de pareja. Ya que podemos encontrar diferentes definiciones y conceptos.

Una pareja se forma por la unión de dos personas, dos seres individuales, que parten desde un mismo punto. Pero en cualquier caso, ninguno desde el punto cero ya que cada uno tiene su pasado, sus necesidades, alegrías y tristezas…

Pero en toda relación de pareja, hay un valor común. La lealtad.

¿Qué significa lealtad?

Etimológicamente la palabra en latín significa ley. Aunque no tendremos una condena si no somos leales a nuestra pareja.

La lealtad es un valor, que implica un corresponder, una obligación que se tiene al haber obtenido algo provechoso. Un compromiso a defender lo que creemos en quien creemos. Cuando alguien nos ha dado algo bueno, nos ha ayudado, o simplemente ha hecho algo en nuestro beneficio le debemos mucho más que agradecimiento. Le debemos lealtad.

Porque en definitiva la infidelidad es romper la lealtad hacia el otro miembro de la pareja.

Cada relación tiene una serie de leyes y a su vez varían unas de otras en cada una de ellas.

Si estas “leyes” se hablan y se comparten serán fundamentales para fortalecer los pilares de la relación.

Pero en muchas ocasiones, se dan por supuestas y se cae inevitablemente en un error. Dado que las leyes de uno nada tienen que ver con las leyes del otro. Por eso es fundamental sentarse y aclarar posturas , ideas, objetivos, lo que se desea obtener o llegar a construir. Si no se hablan todos estos temas, mas tarde o mas temprano se sufrirán las consecuencias. Y por mucho que queramos a nuestra pareja, no puede leer nuestra mente. Necesitamos facilitar las cosas.

Antes de confesar o descubrir una infidelidad, hombres y mujeres reaccionan de diferente forma.

Las mujeres en su gran mayoría, suelen sospechar antes que los hombres, dado que son mucho mas observadoras. Suelen detenerse en detalles que muy probablemente ellos no suelen siquiera pesquisar.

Los hombres no suelen percatarse muchas veces de la situación dado que son menos observadores. Pero hay un detalle en el que a los hombres le saltan todas las alarmas. Cual? Cuando su pareja no quiere mantener relaciones sexuales. Siempre y cuando no haya otro problema de fondo evidentemente.

Pero ante esta situación de infidelidad, si la decisión de la pareja es seguir adelante, lo que no se debe hacer es retomar la relación como si nada hubiera pasado. No es asi lamentablemente. Algo paso. Se rompió la lealtad y se debe reparar. Solo de esta manera se superara la Infidelidad. ¿De qué manera?

Muchas veces creemos haber perdonado, pero ante una discusión, la primera frase que se dice es “tú me engañaste”.

Lo primero que hay que conseguir es olvidar. Y cuantas veces hemos escuchado la frase, “te perdono , pero no lo olvido”.

Lamentablemente, de esta manera mas tarde o mas temprano la relación generara un desgaste, y probablemente llegue a su fin.

El olvido es un trabajo de la pareja. Una elaboración mutua. Analizando lo que pasaba en la relación antes de la infidelidad, las necesidades de ambos, la falta de diálogo para expresar mutuamente los sentimientos. Las carencias de cada uno. Porque aunque el infiel haya sido un miembro de la pareja , no significa que el otro no haya sufrido de carencias también. Simplemente no ha quebrado esa lealtad.

Normalmente cuando hay una infidelidad, en la mayoría de los casos, hay una crisis de pareja que lo impulsa. Y aunque nos duela siempre es cosa de dos, no solo del que lo realiza.

Una manera de prevenirla, es manteniendo viva la relación. ¿De qué manera?

La monotonía y la rutina son los grandes enemigos, pero hay otro aun mas grande. La falta de dialogo.

El dialogo es el que ayudara a mantener la ilusión y no perder la oportunidad de sorprender al otro en lo que desea o necesita. Dialogo en la intimidad para compartir las preferencias, gustos y problemas. Dialogo en los proyectos y los objetivos a compartir en un futuro.

Y si esto no es posible, es probable que se necesite de un profesional que pueda mediar en este dialogo tan difícil pero tan necesario para que no se deteriore la relación, y fomentar la comunicación y la complicidad de ambos. Buscando soluciones en común, evitando de esta manera que el problema crezca y se llegue al quiebre de esa Lealtad.